La historia de Cataluña

La historia de Cataluña

La historia de Cataluña y la lucha por la independencia

Si visita el Barrio Gótico (Barri Gòtic) de Barcelona podrá ver en cada esquina una figura, tanto en esculturas, como en pinturas o fuentes, un caballero levantando su espada contra un dragón. El caballero es San Jordi (San Jorge), el patrón de Barcelona. En la versión catalana de la historia de San Jordi, el pueblo se llama Montblanc, pero el resto de la historia es la de siempre: el malvado dragón oprime al pueblo y justo en el momento en que está listo para devorar a la princesa, Sant Jordi aparece para rescatarla de las garras del dragón.

- Lea sobre qué ver en Madrid

The Gothic Quarter in Barcelona
El Barrio Gótico en Barcelona - uno de los barrios mejor conservado de la época medieval de Europa

El mito de San Jordi se puede encontrar en otros países europeos. San Jordi es un santo patrón en muchos otros países, pero el mito es especialmente popular entre los catalanes. La razón puede ser que los catalanes han visto la historia como un cuento alegórico de la historia propia de Cataluña: el dragón malvado representa la tiranía del poder central y San Jordi representa al héroe local contra la hegemonía de Castilla.

El principio: la fundación de Cataluña

Los condados catalanes

El precursor de la Cataluña moderna vio la luz a principios de la Edad Media con el establecimiento de los condados catalanes. Durante el siglo VIII Los Reyes Francos establecieron la Marca Hispánica, un territorio que defendería a Los Reyes Francos contra la gran amenaza del sur: los moriscos. Aquí, ellos instalaron un número de condes que evitarían la expansión de los sarracenos y sus incursiones en el norte.

Los sarracenos se habían movido al Estrecho de Gibraltar en el año 711. Entre los años 717 y 718 se abrieron paso a través del norte de España y obtuvieron el control sobre ciudades como Tarragona y Barcelona. Los moriscos continuaron hacia el norte y en el año 720 conquistaron Rosellón, Narbona y Carcasone. En el año 725 llegaron a Septimania. No fue hasta Poitiers en el año 732 que los moriscos fueron derrotados por las tropas de Carlos Martel.

En 777 el líder de los sarracenos, Sulayman al-Arabi, firmó un pacto con el líder de Carlomagno. Los francos de ahora en adelante ayudaron a los árabes a defenderse de las tribus hostiles. A su vez Sulayman tomó posesiones en Cataluña. Hacia el final del siglo los carolingios llevaron a cabo una serie de ataques a las posesiones de los sarracenos, pero también sufrieron varias derrotas. A pesar de ello lograron tomar Barcelona el Sábado de Pascua del año 801, y por lo tanto Bera, el primer conde de la ciudad, fue instalado.

Guifré el Pilós - Wilfredo el Velloso

En la entrada norte de la catedral de Barcelona (Catedral de la Santa Creu i Santa Eulàlia – conocida como La Seu) se puede ver una pequeña escultura (en alto relieve) que muestra a este legendario santo. En lo alto se puede apreciar a una persona luchando contra un dragón. Este no es San Jordi, porque al observar más de cerca se puede ver que el cuerpo tiene el pecho muy velludo, tiene barba y está atado e incluso las piernas son muy peludas. Se trata de Guifré el Pilós (Wilfredo el Velloso) el conde de Barcelona.

Hacia finales del siglo IX, Guifré el Pilós unió varios condados catalanes y se convirtió en el primer conde independiente de Cataluña. Wilfredo el Velloso construyó varias iglesias a finales del siglo IX en Cataluña. Entre ellas la iglesia de Santa María de Ripoll, donde está enterrado el conde (en la igleia se puede ver un ataúd con el nombre de Wilfredo el Velloso).

En el año 897 los sarracenos fueron penetrando por las paredes de la ciudad de Barcelona, ​​dirigidos por Llip ibn Muhammad. Guifré el Pilós fue asesinado. La leyenda dice que las cuatro franjas de la bandera catalana (la Senyera) vienen de la sangre de Wilfredo el Velloso.

A partir de este momento la distancia entre los condes y los monarcas Carolingios aumentaba, especialmente después de que los árabes quemaran Barcelona durante una redada en el norte de Cataluña. Este evento dejó claro a los catalanes que ya no podían esperar que el monarca franco los protegiera, ni de los normandos, ni los moriscos. Poco a poco incrementaban su independencia de los francos.

La edad de oro

Al comienzo de la Cataluña del nuevo milenio, Barcelona llegó a jugar un papel clave en el Mediterráneo. El comercio trajo riqueza a la región y la expansión hacia el este durante los siglos XIII y XIV hizo que el catalán, junto con el árabe, fuera la lengua más hablada en los puertos del Mediterráneo, mucho antes de que los idiomas francés, italiano y español se convirtieran en idiomas.

La riqueza producida por el comercio se invirtió en la construcción de nuevos edificios con el nuevo estilo de la época: el estilo gótico. Muchos de ellos siguen en pie hoy en día. El núcleo del Barrio Gótico, en el centro de Barcelona fue construido en el siglo XIV. Entre los edificios más importantes de la época se encuentran las famosas iglesias góticas, La Seu, Santa María del Pi y Santa María del Mar.

La unión con Aragón en 1137 y la conquista de Mallorca

El apogeo de Cataluña comenzó con la adhesión al Reino de Aragón en 1137. La hija del rey de Aragón, Petronela, se casó con el conde de Barcelona, ​​Ramón Berenguer IV. Ramón Berenguer gobernó el reino catalán-aragonés desde la Plaza Mayor (hoy plaça del Rei), en Barcelona.

Un siglo de apogeo comenzó en Barcelona bajo el reinado de Jaume I (1208-1276). Jaume I inició su expansión en el Mediterráneo conquistando Mallorca, cuando tenía sólo 21 años de edad. Mallorca, que había sido controlada por los musulmanes, había sido un problema para el catalán porque los piratas en la isla hicieron imposible hacer comercio con el oriente del Mediterráneo. En 1229 Jaume I reunió una flota de 500 barcos franceses y catalanes, la flota más impresionante vista en el Mediterráneo occidental. En la víspera de Año Nuevo de 1229, él y su ejército lograron conquistar Palma de Mallorca. La conquista de Mallorca puso fin a la piratería, por lo que dio a Cataluña el control sobre una parte importante del Mediterráneo y así comenzó el comercio catalán.

Jaume I también es famoso por su crónica Llibre dels fets ("Libro de los Hechos"), una de las obras maestras del período literario escrito en lengua vernácula catalán. Jaume I también fundó la institución política Consell de Cent (Consejo de Ciento) en 1249, el precursor del Ayuntamiento de Barcelona.

Antes de morir, Jaume I dividió el reino entre sus dos hijos: Pere II heredó Cataluña, Aragón y Valencia, y Jaume II heredó las Islas Baleares. Más tarde Pere II se casó con Constanza de Sicilia, por lo que Cataluña obtuvo el control de la isla más larga del Mediterráneo. Durante los siguientes siglos tanto el catalán como el siciliano fueron lenguas oficiales en Sicilia.

Las vísperas sicilianas

Después de la sublevación en Sicilia en 1282 (las llamadas Vísperas Sicilianas), Cataluña ayudó a la población siciliana a defenderse contra Carlos I de Anjou y sus tropas. El rey catalán, Pere III, envió a su flota dirigida por Roger de Lluria a Sicilia y obtuvo el control sobre la isla.

La expansión continuó durante el siglo XIV. En 1311 Roger de Flor fue a Constantinopla, con 8.000 hombres y fundó los dos ducados: Atenas y Neopatria. A finales del siglo, el reino catalán se metió en problemas. La escasez de trigo, una plaga de langostas en 1358, y un terremoto en 1373 mató a más de la mitad de la población.

La pérdida de la autonomía

Martín I "el Humano" (Martí el Humà) fue el último rey en el reinado de Cataluña. Murió en 1410 sin dejar heredero al trono y así comenzó un período de inestabilidad. Durante dos años no hubo rey en Cataluña, pero finalmente Benedicto XIII (el Anti-Papa de Aviñón) eligió a un nuevo rey en un cónclave. El castellano Fernando de Antequera (1380-1416, hijo de Juan I de Castilla y Elinor de Aragón) fue elegido a favor de los dos candidatos obvios, Jaume d'Urgell y Lluís de Calabria.

Este episodio, llamado el Compromiso de Caspe (Caspe era la ciudad donde Benedicto XIII y su comité se reunieron), es el momento clave en la historia catalana, ya que Fernando de Antequera es el primero de una serie de castellanos para gobernar Cataluña.
Fernando de Antequera murió en Igualada en 1416, y comenzó un período caótico. Más tarde, el rey Joan II encarceló a su propio hijo, lo que condujo a una crisis constitucional que culminó en la guerra civil (que duró desde 1462 hasta 1472).

Los Reyes Católicos y la unión del reino

Los Reyes Católicos, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla y León unieron Aragón y Castilla y León. Cuando conquistaron Granada en 1492, toda la Península Ibérica era ya cristiana, aunque no fue hasta 1512, cuando Navarra fue conquistada, que España se unió bajo una sola corona.

La conquista de Granada hizo posible que los Reyes Católicos se embarcaran en otra aventura: la idea de Cristóbal Colón de navegar hacia el oeste para encontrar un acceso directo a la India. Los monarcas suministraron a Colón con tres naves y zarpó de Cádiz el 3 de agosto de 1492.

Los Reyes Católicos son también famosos por la expulsión de los judíos y los musulmanes de la Península Ibérica y la instalación de la Inquisición Española. Todos los judíos que tenían capital se trasladaron a otros países, pero más de 300.000 fueron asesinados.

Decline en Cataluña

El reinado de Fernando e Isabel tuvo como resultado una economía floreciente, pero para Cataluña significaba un decline. El largo período de independencia que había comenzado con Guifré el Pilos había llegado a su fin. La plata y el oro que venía de las colonias en las Américas no llegó a Cataluña y de ahora en adelante los reyes de Aragón y Castilla gradualmente se alejaron de Cataluña y de los problemas propios de la región.

La guerra dels Segadors

Durante el reinado de Felipe IV, quien condujo a su primer ministro, Gaspar de Guzmán de Olivares, a gobernar el país, la centralización del reino incrementó. La Unión de Armas obligó a los catalanes a proporcionar al ejército español con 16.000 hombres, a pesar de que los catalanes tenían ya bastantes problemas para defender el territorio catalán.

Con el estallido de la guerra entre Francia y los Habsburgo de Austria, en 1635, Cataluña se convirtió en un campo de batalla. Los Catalanes dieron la bienvenida a los franceses, pero Olivares llevó a cabo un ataque contra los francos desde el territorio catalán.

En 1639, los francos tomaron el castillo de Salses del Rosellón, pero las tropas de Olivares rodearon el castillo, y los franceses tuvieron que abandonar la defensa 6 meses después. Los catalanes, dirigidos por el general Pau Claris, atacaron a las tropas de Olivares, lo que provocó el comienzo de la guerra catalana de la rebelión (la Guerra del Segadors), que duró desde 1642 hasta 1652. Los catalanes se unieron con los franceses, y el autogobierno catalán (la Generalitat) proclamó a Luis XIII rey de Cataluña.

Juntos derrotaron al ejército de los Habsburgo en Montjuïc, pero en 1648 los franceses se fueron de Cataluña y ocuparon el territorio de Rosellón que hasta el momento había pertenencido a Cataluña. Sin los franceses, Cataluña no podría hacer frente a las tropas de Felipe IV, y en 1652 se rindieron. El himno nacional de Cataluña, Els Segadors, escrito a finales del siglo XIX, trata sobre esta guerra.

El "renacimiento" y la Cataluña moderna

Otra guerra de crucial importancia para la historia de Cataluña es la Guerra de Sucesión Española (1701-1714). La guerra tuvo también un impacto duradero en el resto de España y Europa. Después de la guerra, la posición de España como la principal superpotencia en Europa había llegado a su fin.

Para Cataluña las consecuencias de la guerra fueron devastadoras. La guerra terminó con la invasión de Barcelona por las tropas de Felipe V el 11 de septiembre de 1714 y más tarde, las antiguas instituciones políticas (que habían sobrevivido bajo los reyes Habsburgo), fueron abolidas: el Consell de Cent y Les Corts Catalanes dejaron de existir.

Prolegómenos a la guerra

Carlos II (el hechizado) murió en 1700 sin heredero al trono. La muerte del rey provocó que todas las potencias de Europa, y especialmente Inglaterra, Holanda, Austria y Francia, trataran de conseguir las posesiones españolas.

Tres candidatos se presentaron: Josef Ferdinand, príncipe electoral de Baviera (con el apoyo de Inglaterra y Holanda), el archiduque Carlos de Austria, hijo del emperador alemán-romano, Leopoldo I (con apoyo de Austria) y Felipe d’Anjou, nieto del Roi-Soleil (el Rey Sol) Luis XIV (con apoyo de Francia).

Ya antes de la muerte de Carlos II, Inglaterra, Holanda y Austria firmaron un acuerdo preliminar para compartir las posesiones españolas entre ellas. Sin embargo, Carlos II descubrió la conspiración y optó por el rey de Austria, José Fernando como su sucesor. Josef Ferdinand se instaló como rey español en 1698, pero murió al año siguiente.

Carlos II aún vivía, y ahora sólo Felipe d’Anjou y Carlos de Austria se quedaron como candidatos. Carlos II nombró a Felipe d’Anjou como heredero al trono, y cuando murió (1700), el francés pudo viajar a Madrid y reclamar el trono. Sin embargo, Austria e Inglaterra se opusieron a su coronación. Inglaterra, Holanda, Austria y Saboya declararon a Felipe d'Anjou la guerra y quería reemplazarlo con Carlos de Austria.

La Guerra de Sucesión Española

En la guerra que acababa de empezar, Cataluña juega con el peón equivocado. Apoyaron el rey Habsburgo, Carlos de Austria. Durante una visita a Barcelona en 1702, Felipe V había entregado Cerdeña y Rosellón a los catalanes y describió a Cataluña como "una nación". Si las intenciones de Felipe eran reales, o eran parte de una maniobra táctica es difícil de saber, pero los catalanes no le dieron la oportunidad de demostrar sus buenas intenciones. En una ceremonia celebrada en Viena en 1703, Carlos de Austria fue coronado rey de Cataluña, Aragón y Castilla bajo el nombre de Carlos III.

Carlos de Austria parece estar ganando la guerra

En 1705 el austriaco parecía estar ganando la guerra, pero en noviembre de ese mismo año un fallido intento de golpe de Estado en Madrid provocó que Carlos de Austria fuera de vuelta a Valencia. A partir de entonces perdió terreno y un acuerdo de paz fue firmado en 1713. El resultado fue que Felipe mantuvo el imperio español, pero renunció a sus posesiones en el Mediterráneo y cedió a una serie de demandas de libre comercio con América Latina.

Pero los catalanes se negaron a rendirse. Como resultado, las tropas de Bourbon rodearon la ciudad y el 11 de septiembre de 1714 Barcelona  tuvo que rendirse a los franceses. Esta fecha, 11 de septiembre, ahora es el día nacional de Cataluña. El castigo para los catalanes fue difícil: muchos rebeldes fueron ejecutados y sus cabezas se pusieron en postes. Al mismo tiempo, las reformas políticas (llamada la Nueva Planta), acabó con las antiguas instituciones catalanas, y se abolieron todos los derechos de Cataluña. Menorca, Sicilia, Cerdeña y Nápoles se perdieron.

En 1717 todas las universidades catalanas fueron cerradas, y se puso un impuesto a la propiedad del 10% y un impuesto sobre la renta del 8,5%. Felipe eligió a José Patiño como gobernador de Cataluña y Patiño describe a los catalanes como buscadores de la libertad de búsqueda y felicidad sobre las armas. Para defender los intereses del Rey, Patiño tuvo un enorme muro de defensa y varias ciudadelas (la Ciutadella y el castillo de Montjuïc) erigidas - todo pagado por los contribuyentes locales.

La Guerra de Suecsión Española y la hegemonía de kis borbones

Durante el siglo XIIX la opresión del poder central de Cataluña continuó. En 1778 el uso de la lengua  catalana fue prohibido en la prensa, pero en el siglo XIX la lengua y la cultura catalana experimentó un renacimiento. 'La Gramática y la Apología de la Llengua Cathalana’ (1815) de  Josep Pau y la obra maestra ‘La Patria’ (1833) de Buenaventura Carlos Aribau son algunas de las primeras expresiones del llamado renacimiento.

El nacionalismo y el interés por la historia y la cultura catalana culminaron en los años 1870 y 1880, período que en Cataluña se conoce con el nombre de ‘La Renaixença’. Una de las razones de este movimiento fue el crecimiento económico que comenzó en la década de 1830 con la importación de alimentos de las colonias en América.

Una de las obras maestras literarias de la época es L'Atlántida (1878) de Jacint Verdaguer, "la Odisea de la cultura catalana", un relato poético del origen catalán basado en mitos griegos y romanos. Pero es en la arquitectura que la Renaixença obtiene su mayor expresión con arquitectos como Gaudí, Puig i Cadafalch y Domènech i Montaner. El modernismo (modernisme en catalán), el nuevo estilo arquitectónico, estuvo marcada por referencias a la historia de Cataluña, el uso de materiales tradicionales de la región, y de elementos del Art Nouveau/Jugendstil del Norte de Europa.

La Guerra Civil

En 1936 la guerra civil española puso un abrupto fin al movimiento nacionalista catalán. La victoria del general Francisco Franco dio lugar a una brutal represión de la cultura catalana después de la guerra. Tanto el idioma catalán como los nombres en catalán fueron prohibidos, y también lo fue la enseñanza de la historia catalana.

En este período, cuando era prohibido usar nombres catalanes, el futbolista holandés (y más tarde entrenador) del FC Barcelona, ​​Johan Cruyff, optó por bautizar a su hijo con un nombre catalán, el nombre del legendario caballero catalán, Jordi. Y así, tal vez sin darse cuenta de la importancia de este acto, Johan Cruyff se convirtió en un símbolo de la resistencia nacionalista catalana contra el régimen franquista. Una vez más, el caballero Jordi había llegado a la vida para hacer frente al dragón del mal.

Después de la muerte de Franco (en 1975), España y Cataluña experimentaron grandes cambios. Uno de los eventos más importantes fue la organización de los Juegos Olímpicos de 1992. Desde entonces, las palabras como la innovación, la planificación urbana y la arquitectura moderna, diseño y desarrollo ha estado íntimamente ligado con Barcelona.

Hoy en día la relación de Cataluña con el gobierno central sigue estando dominada por los debates políticos sobre la independencia. Cuando los visitantes vienen a Cataluña, los catalanes no dudan en recordar a los visitantes, que a pesar de estar en España, cuando se está en Barcelona se encuentran principalmente en Cataluña, una región con sus propias costumbres y tradiciones, muy diferentes de las del centro de España.

Casa Batlló en Barcelona
La Casa Batlló de Antoni Gaudí, un símbolo de la Barcelona próspera alrededor de 1900.

Un gran porcentaje de la población de Cataluña quiere una mayor autonomía, una posición que está representada políticamente por el partido de izquierda Esquerra Republicana. El político Joan Maragall comparó recientemente el movimiento de la vieja a la nueva Constitución, con la diferencia entre usar una silla de ruedas y usar muletas. Maragall, y con él una parte de los catalanes, todavía tienen el deseo de algún día poder deshacerse de las muletas y moverse sin depender de ninguna ayuda.

Más información sobre la historia de Barcelona

ASTA - Association Society of Travel Agents
Enoturisme Penedès
Catalunya Turisme ACT
Visa, Mastercard, Amex